Comisión Antisida de La Rioja

 



La sífilis es una infección de transmisión sexual (ITS) causada por una bacteria llamada Treponema pallidum. La transmisión de la bacteria ocurre durante las relaciones sexuales vaginales, anales u orales (menos frecuente) no protegidas.

Esta bacteria provoca una especie de heridas o llagas llamadas "chancros" en la zona genital. Por lo general no son dolorosas, pero pueden propagar la infección a otras personas por medio del contacto directo con las mismas. Muchas personas no se dan cuenta de las llagas, ya que no causan molestia, de modo que es posible que no sepan que tienen la infección. 

La sífilis no se contagia por un contacto casual, de modo que NO PUEDES contraerla por compartir alimentos o bebidas ni por dar un abrazo, dar la mano, toser, estornudar, compartir una toalla o sentarte en un inodoro.

¿En qué consisten las pruebas rápidas de detección de la sífilis?

  En este caso, se recoge una muestra de sangre, mediante la cual se detectan los anticuerpos que son generados por nuestro organismo frente a la bacteria de la sífilis con una sensibilidad por encima del 99%.

 Normalmente, nuestro cuerpo tarda un tiempo en reaccionar frente al virus y generar los anticuerpos. Por eso, si la infección es muy reciente, probablemente el test no podrá detectarlos. Sin embargo, en los casos en los cuales han transcurrido alrededor de 21 días desde la posible exposición, esta prueba tendrá la suficiente sensibilidad para dar un resultado fiable.