Comisión Antisida de La Rioja

 



¿CÓMO SE TRANSMITE EL VIRUS DEL VIH?

 

Existen tres vías de transmisión del VIH:

  1.- Vía sexual:

Las relaciones sexuales con penetración entre una persona infectada y otra no infectada sin utilizar el preservativo comportan un riesgo elevado de transmisión del virus, tanto en relaciones heterosexuales como homosexuales.

El riesgo de adquirir la infección por el VIH como resultado de la relación sexual depende:

·       Del tipo de contacto sexual.

·       De la cantidad de virus presente en la sangre o en las secreciones sexuales del miembro de la pareja infectado.

·       De que uno de los miembros de la pareja sufra alguna enfermedad de transmisión sexual que aumente el riesgo de transmisión del VIH.

2.- Vía sanguínea:

Por  contacto con sangre infectada por el VIH. El contacto con la sangre infectada se puede producir a través de:

·       Transfusiones: actualmente la posibilidad de transmisión por esta vía en los países desarrollados es prácticamente imposible, desde que todas las donaciones sanguíneas son controladas sanitariamente a través de la obligatoriedad de la realización de la prueba de determinación de anticuerpos anti-VIH. Igualmente existe un estricto control en todas las donaciones de órganos para trasplantes o de esperma para la inseminación artificial.

·       El compartir jeringuillas, agujas u otros utensilios (cucharas u objetos que sirven para preparar la droga) contaminados con el VIH en el uso de drogas inyectadas comporta un riesgo elevado de contagio. Un contacto penetrante (pinchazo o corte) con un objeto que haya estado contaminado recientemente con sangre de una persona infectada y no haya sido esterilizado correctamente puede suponer también un riesgo de contagio. Lo mismo puede ocurrir al compartir objetos personales que puedan mancharse con sangre como pueden ser: cepillos de dientes, cuchillas de afeitar, pinzas, tijeras de uñas, etc. si no se han desinfectado.

3.- Vía perinatal: de madre infectada a su hijo.

Antes de la aparición de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA), los hijos de mujeres con VIH tenían muchas probabilidades de nacer con el virus. Afortunadamente, hoy en día puede prevenirse este tipo de transmisión, por lo que la infección por VIH no debe representar un obstáculo para ser madre.

En España, la medicación y la detección precoz del VIH en las mujeres embarazadas ha permitido que la tasa de transmisión vertical se encuentre, en la actualidad, por debajo del 1%, según datos del Plan Nacional sobre el Sida.



¿CÓMO NO SE TRASMITE EL VIRUS DEL VIH?

 El virus del VIH no se trasmite por las actividades de la vida cotidiana: apretones de manos, besos, abrazos, beber del mismo vaso o comer del mismo plato, etc. Tampoco se transmite por compartir duchas, piscinas, gimnasios, teléfonos públicos, aseos o transportes. Las donaciones de sangre son totalmente seguras y los animales no trasmiten el VIH.


¿CUÁLES SON LAS PRÁCTICAS SEXUALES SEGÚN SU RIESGO DE INFECCIÓN?

 

No todas las prácticas sexuales tienen el mismo riesgo de transmisión del VIH. Se llaman prácticas de riesgo seguras las que comportan poco o ningún riesgo de transmisión del VIH.

Riesgo alto

·       Penetración anal sin preservativo.

·       Penetración vaginal sin preservativo.

El riesgo de infección en la penetración anal es superior al de la penetración vaginal. Siempre tiene más riesgo la persona que es penetrada.

 

Riesgo medio

·       Sexo oral-genital a un hombre sin preservativo (felación).

·       Sexo oral-genital a una mujer sin preservativo (cunnilingus).

En la práctica del cunnilingus el riesgo de infección por VIH es superior si la mujer infectada tiene la menstruación.

 

Sin riesgo

·       Besos en la boca.

·       Caricias, masajes.

·       Masturbación mutua.

·       Besar en el cuerpo.

RECUERDA:

El VIH se transmite a través de la sangre, el semen, los fluidos vaginales y la leche materna.

Se transmite a través de las relaciones sexuales con penetración anal o vaginal sin preservativo. El VIH no se transmite a través de la saliva, las lágrimas o el sudor ni en las expresiones afectivas como besarse o abrazarse